Viernes, 19 de enero de 2018

Noticias

NATACION

¿Qué siente un nadador en plena carrera? yII

¿Qué siente un nadador en plena carrera? yII

28/07/2011 - Si ayer te contaba qué sentía un nadador en las 24 horas previas a la competición, hoy te cuento la película desde que un nadador entra en los vestuarios, se cambia, nada, y se marcha a su hotel. ¿Qué siento cuando dicen su nombre por megafonía? ¿Y en el poyete de salida? ¿Está funcionando mi estrategia de carrera o no? ¿Me ha pasado algo durante la misma? ¿Qué pienso de mis rivales? ¿Qué diré después ante la prensa?

Jueves 28 de julio: Shanghai 12,30h (06:30h en España)
12,35h. Llegamos los españoles a los vestuarios. En el masculino vemos a cuatro colegas ya maduritos ataviados con sus albornoces. Saludo protocolario pero miraditas como retándonos. ¡Qué bueno!
12,40h. Como no podía ser de otra forma, los periodistas recibimos nuestro primer regalo, unas gafas Speedo –patrocinador oficial RFEN- y una toallita de esas que usa Javi Illana para ‘azotarse’ antes de saltar.
12,45h. Me voy a la calle 4 –la habitual de los Phelps y Lochte-, y me tiro a suavizar. ¡Pedazo piscina! Hago suave los primeros 50 metros de calentamiento para tomar referencias (luego no me valdrá de nada porque saldré por la calle 2 y desde el otro lado). He hecho la tontería del día
13,00h. Nos dan series de verdad en papel y se enciende el gran marcador y suena la megafonía. Se despierta el socorrista chino –que con Lochte y compañía ha tenido poco ‘curro’, la verdad sea dicha- y esto se pone serio. Sale la primera serie (tiempos peores en la horquilla de 43-45 seg. en 50 libre)
13,20h. Mi serie es la 7. Leo por encima que me ha tocado un chino por la 1 –esto sí que es presión y no la de Phelps en Pekín- que en China me toque un local, pues eso, que quieren hundirme pero no van a poder. También hay otro reputado español, un italiano, un australiano, un alemán, un inglés, un japonés y un suizo. Tipos ya de 36-37”. Me dice una compañera española que el suizo está de muy buen ver. Pero vamos aver, le digo, aquí a qué hemos venido, mujer...
13,21h. Voy equipado con la vestimenta oficial de España pero sin poliuretano. Me presentan, saludo a ambos lados de la piscina (¡si no casi hay nadie, fantasma!) pero me imagino la ‘pisci’ llena y no sé, mola. Me quito la camiseta y casi no sale con las gafas (patán). En fin, que me veo en el poyete de salida. Había pensado salir en progresivo y aumentar la frecuencia de nado (todo esto se lo he oído a los entrenadores españoles, que hablan muy bien y así dicho queda de un profesional que te mueres).
13,22h. Salida. Me lanzo al agua endemoniado con apoyo de mi pie derecho en salida americana. He mimetizado el impulso de César Cielo, al que he visto en video la noche anterior (me acosté a las 2 con la tonteria). Me hubiera gustado ver al biomecánico y a la fisio españoles. Pero entiendo que el biomecánico y la fisio no tienen otra cosa que hacer que perder el tiempo con un chalado en pleno Mundial.
13,22h. Mi impacto tan brutal con el agua (90 kikos) tiene un primer efecto negativo (me ha entrado agua en una de las gafas). Sigo, no estoy para chorradas. He salido muy bien pero a los 20 metros noto mucha espuma y tipos que me están cogiendo. No ando y tampoco veo al Jordi para que me ponga un avituallamiento de esos que le ponen a Kiko (si es con unas aceitunitas, mejor) Cambio de táctica y mando el progresivo a freir espárragos (debí mandarlo antes): los últimos 30 metros a morir, incluso sacando la cabeza lo justo. Total, pa lo que había que ver…
13,23h. Después de un gran esfuerzo, toco la pared. Estoy un segundo corto por encima de mi tiempo de inscripción según la pantalla, pero me da igual. He llegado y me vengo arriba. De repente, veo un paparazzi de esos y hago un gesto de campeón olímpico con los puños cerrados. Unas administrativas chinas que había en la grada no lo entienden, pero me aplauden. Yo lo entiendo menos. Es el surrealismo elevado al cubo, como diría Savater.
13,25h. La prensa no me espera porque la prensa es la que nadaba hoy. Ventaja, no tengo que poner excusas ni decir que me ha entrado agua en el ojo o seré portada de El País. Así de absurdos somos a veces en mi profesión. Estoy contento porque he participado en la misma piscina donde Lochte iba a batir dos horas después el récord del mundo de 200 estilos. Macho, te he dejado la piscina preparadita, eh!
13,30h. Nos cambiamos y Omega nos invita a comer en las instalaciones del Mundial. Primer plato: cacahuetes, patatas fritas y pistachos. Segundo: Minibocatas con una sola hoja de lechuga. Tercero: Bananas (les vuelven locos a los chinos). Cuarto: Café de máquina vigilado por 4 chinos mientras uno da al botón. Al menos tenían cerveza (caliente), vino (templado) y coca cola (helada). Además, no hemos tenido que pasar control antidoping y después no teníamos que suavizar. Todo son ventajas.
PD: Los deportistas de alto rendimiento, que también son humanos, sufren a veces gastroenteritis, miedos, angustias, soledades, problemas, confusiones,… pero una vez en el poyete, salen a darlo todo. Nosotros hemos querido hacer lo mismo durante dos intensos días en los que nuestro estado físico y mental ha pasado por diversas y pequeñas metamorfosis hasta el instante donde uno se sube al poyete y es yo contra el mundo. Gracias a los nadadores por inspirarme y poder contar su día a día desde mi experiencia como nadador amateur. Vivirlo ha sido inolvidable…
Rodrigo Gil-Sabio (Comunicación RFEN Shanghai). PhotoRFEN: El autor de este información, junto a una nadadora y periodista china.

 


 

Imprimir Imprimir Enviar noticia Enviar Noticia       Comparte la noticia: Facebook Twitter Delicious Technorati Meneame wikio

Turbo La Liga 4 Sports Myrta
Image Map
© 2016 Real Federación Española de Natación.
Juan Esplandiú, 1. 28007 Madrid. Tlf: +34 91 557 20 06 rfen@rfen.es.
Mapa Web | Dirección RFEN | Correos RFEN | Aviso Legal | Política de Privacidad |  RSS 2.0